27 de dic. de 2009

A mi maestra...


La miro en este instante, en mis recuerdos...

Nacistes para ser maestra,
maestra para tus hermanos,
maestra para tus amigos,
maestra para mis niños.

Lastima que marcharas,
que ya nada puedas enseñar,
que nadie pueda ya aprender de tí,
que no podamos disfrutar de tus conocimientos.

Pues de aquellos que me han rodeado en la vida,
solo tu lograstes enseñarme la belleza de aquello que no valoramos,
la belleza de saber disfrutar con lo que puede parecer insignificante para otros,
la belleza de uno mismo,
la belleza de la expresión,
la belleza del conocimiento,
de la ignorancia,
de la ingenuidad,
de una sonrisa o lagrima,
de las palabras...

Me entristece que no te supieran valorar,
me entristece que aquellos que ahora están aquí en mi camino no te puedan escuchar,
me entristece que ya no podamos cuidarnos,
que no tengamos sueños juntas,
que no intentemos arreglar este mundo,
o que simplemente podamos tomar un cafe.

Ahora que te tengo en mis recuerdos,
puedo gritar al cielo,
cuan maravillosa persona eras,
cuan especial y unica,
lo mucho que te quise,
lo mucho que te quiero,
lo mucho que te añoro y
lo mucho que he aprendido junto a tí.

Maestra naciste, maestra creciste y mi maestra serás siempre

La Gata Blanca

5 comentarios:

  1. naciste, no "nacistes"; creciste, no "crecistes"...

    ¡Cuidado con los "despistes"!

    Bella la gata. Buena maestra. Yo tengo un gato del que aprendo mucho. Se pasa el día sobre un cojín en una silla, al calor de la cocina, ronroneando con los ojos semicerrados. Parece que está dormido, pero lo controla todo como un mariscal de campo. Él sí que sabe vivir. Yo, cuando le imito, me siendo muchísimo mejor. No tengo estrés, todo es libertad y comodidad. Qué gusto ser gato sin obligaciones ni responsabilidades mundanas. Pensando solamente en disfrutar de la vida de manera tranquila y sencilla. Tumbándose al sol cuando hace sol, cobijándose al calor cuando hace frío, persiguiendo mariposas por el jardín, echando siestas en las camas de toda la casa.

    Ah, eso sí que es magisterio de vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. q bella reflexion es muyyy bonita :-* <3

      Eliminar
  2. Bueno. Especifico. La Gata blanca es como se hacía llamar una de mis mejores amigas de la facultad. Sentia la necesidad de expresar todo aquello que ella me aportó en su momento y cuanto la hecho de menos. Muchas gracias por tus comentarios. Me alegra leerlos

    ResponderEliminar
  3. Gran maestra, gran amiga y compañera...también fue una gran maestra para mí...la recuerdo en muchos momentos de mi vida y muchas cosas de ella forman parte de mi, muchas gracias gata blanca...Isa.

    ResponderEliminar
  4. Qué decir de mi hermana!...
    bonita tu poesía, bonitas tus palabras que la recuerdan.

    ResponderEliminar

Poco a poco

Lilypie Maternity tickers